¿Por qué es importante que los cuidadores se cuiden?

En esta sección del sitio web de AIM, hemos hablado de su importante papel como cuidador para ayudar a su ser querido con melanoma satisfacer sus necesidades. Y sin embargo, ¿qué pasa con usted? A continuación hablaremos de tus necesidades como cuidador y de las estrategias para satisfacerlas utilizando una pirámide de necesidades adaptada a un cuidador, como se muestra arriba.

Atender sus necesidades básicas

Sus necesidades fisiológicas más básicas son comer, dormir y hacer ejercicio. ¿Estás cuidando intencionadamente tu salud? Que tu mundo se ponga patas arriba de la noche a la mañana y te veas obligado a emprender un viaje que no puedes evitar puede ser terriblemente duro para tu cuerpo y tu mente. Además, es posible que tengas dudas a la hora de centrarte en tus propias necesidades por culpa o por sentirte abrumado. Pero tienes que cuidarte a ti mismo, o no podrás cuidar de tu ser querido. Estás en una batalla, y debes estar condicionado. Es realmente importante, aunque no te apetezca, practicar una buena higiene de la salud. Esto incluye:

  • Comer alimentos saludables
  • Mantener la hidratación
  • Dormir lo suficiente
  • Estar en guardia ante hábitos poco saludables como fumar, beber demasiado alcohol o abusar de los medicamentos recetados. Es fácil caer en hábitos poco saludables bajo el estrés de los cuidados
  • Ser proactivo a la hora de abordar sus propias necesidades sanitarias. Acuda a su médico de atención primaria y póngase en marcha un plan para atender sus propias necesidades de salud. Algunas consultas de oncología también ofrecen revisiones para el cuidador; es una buena idea preguntar desde el principio qué puede hacer la consulta de oncología para apoyarle.

Como cuidador, puede sentir que las cosas están fuera de control en lo que respecta a la gestión del hogar, la supervisión financiera y la gestión de la enfermedad de su ser querido.

Asegúrate de compartir la información sobre lo que estás viviendo con personas que puedan ayudarte. Estas personas pueden ofrecerte apoyo directo o sugerirte recursos. Moviliza a tu red de apoyo para que te ayuden en las tareas cotidianas del hogar o en otras que puedan delegarse. Considera la posibilidad de obtener ayuda remunerada, si es necesario.

Habla con tu empleador sobre lo que ocurre (si procede). Es posible que pueda ofrecerle un régimen laboral flexible. Infórmate sobre la Ley de Baja Familiar y Médica.

Es muy fácil dejarse llevar por lo que pasa.
Hay que recordar que hay que cuidar de uno mismo también".

Celeste M., cuidadora

Atender sus necesidades psicológicas

En cuanto a las necesidades de amor y pertenencia, todos los humanos somos criaturas sociales. Necesitamos relacionarnos con los demás, incluida la familia, los amigos y los grupos. Es importante no alejarse del contacto y el apoyo de quienes nos cuidan, quieren y ayudan. Así que saque tiempo. Algunas recomendaciones específicas son:

  • Recurra a la estructura de apoyo que comparte con su ser querido para proporcionarle cuidados. Podéis trabajar juntos para cuidar de vuestro ser querido, pero también podéis ayudaros mutuamente
  • Mantenga los rituales y tradiciones que tiene con su ser querido, en la medida de lo posible. Al participar en estas actividades, puede mantener la relación fuerte y tal vez mantener una cierta sensación de normalidad
  • Planifica actividades sociales que te hagan crecer y que te mantengan conectado con tus propios amigos. Si pone estos elementos en el calendario a intervalos regulares, puede estar seguro de que se realizan y también tener algo que esperar
  • Considere los grupos de apoyo a los cuidadores. Estos grupos cumplen muchas de las mismas funciones que hemos descrito para los grupos de apoyo a los pacientes. Para los cuidadores, pueden proporcionar un lugar seguro para compartir experiencias emocionales sin sentir culpa. Y escuchar a los que han pasado por lo mismo puede ser útil. El programa Peer Connect de AIM at Melanoma incluye a los cuidadores: obtenga más información aquí

 

Cuando pasamos a sus necesidades emocionales, es útil recordar que los cuidadores, al igual que los que se enfrentan al melanoma, a menudo no están preparados para esa batalla. Los cuidadores pueden enfrentarse a la depresión, la ansiedad, la frustración por la falta de información sobre la enfermedad y el tratamiento, y el sentimiento de culpa por no atender a la familia durante los tratamientos de la enfermedad. El miedo puede ser muy real: miedo a la pérdida de control, a la incapacidad de funcionar y a la muerte. Es fácil que los cuidadores se agoten y se vean abrumados por el estrés. He aquí algunas acciones importantes a tener en cuenta para preservar su salud emocional:

  • Dedique tiempo a actividades que le desestresen, ya sea hacer ejercicio, trabajar en el jardín o cualquier otra actividad que normalmente le produzca alegría. Estas actividades son útiles, sobre todo cuando obligan a romper con la rutina de los cuidados o implican un cambio de lugar. Es posible que tenga que obligarse a hacerlas al principio, pero considérelas como una inversión en su salud para poder volver a cuidar con energía y compasión.
  • Busque signos de que está angustiado (como se ha descrito anteriormente para el paciente). Es posible que desee que un amigo cercano esté atento a estos signos o que solicite la ayuda de su proveedor de atención médica para que controle cualquier problema
  • Considere la posibilidad de buscar ayuda profesional si las cosas no van bien. Encontrar un profesional de la salud mental de confianza puede ser clave durante este viaje
  • Encuentre el humor en las cosas: muchos estudios han demostrado que la risa es terapéutica para las personas que se enfrentan a problemas crónicos. Si usted y su ser querido pueden encontrar formas de reír juntos, puede ser desestresante para ambos.

"Cuando mi mujer estaba en pleno tratamiento, me organizó para ir a un concierto de Blues Traveler con mis amigos. Antes de que estuviera enferma, nunca iría a algo así sin ella. Me sentí increíblemente culpable por ir, pero ella insistió, y me lo pasé bien con mis amigos. Fue algo muy cariñoso por su parte.
Así que ambos nos beneficiamos".

Gavin S., cuidador