Datos y estadísticas

2022 Datos y estadísticas del melanoma

El melanoma invasivo representa el 1% de todos los casos de cáncer de piel. Es el cáncer de piel menos común pero más mortal. Se estima que en 2022 en Estados Unidos:

  • Se diagnosticarán 197.700 casos de melanoma. De ellos, 97.920 casos serán no invasivos (in situ) y 99.780 casos serán invasivos. De los casos invasivos,
    • 57.180 casos se darán en hombres.
    • 42.600 casos se darán en mujeres[1].
  • Habrá 7.650 muertes por la enfermedad.
    • 5.080 serán hombres.
    • 2.570 serán mujeres[1].

Para comparar:

  • Las estimaciones para 2021 eran de 207.390 nuevos casos de melanoma diagnosticados (101.280 no invasivos y 106.110 invasivos) y 7.180 muertes por la enfermedad.
  • Las estimaciones para 2020 eran de 196.060 nuevos casos de melanoma diagnosticados (95.710 no invasivos y 100.350 invasivos) y 7.850 muertes por la enfermedad. 

Riesgo, prevalencia e incidencia

El aumento de los casos de melanoma en Estados Unidos es tremendo, pero no todos los estadounidenses corren el mismo riesgo:

  • Entre 2009 y 2019, se estima que el número de nuevos casos de melanoma invasivo diagnosticados en Estados Unidos ha aumentado en más del 40%[3].
  • En Estados Unidos, el porcentaje de personas que desarrollan un melanoma se ha duplicado con creces en los últimos 30 años.
  • El diez por ciento de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de melanoma.
  • Los blancos no hispanos tienen la mayor tasa de incidencia de melanoma, con 28 casos por cada 100.000 personas, en comparación con 7 por cada 100.000 en los indios americanos/nativos de Alaska; 5 por cada 100.000 en los hispanos; y 1 por cada 100.000 en las poblaciones de negros no hispanos y asiáticos/isleños del Pacífico[2].

La incidencia del melanoma en hombres y mujeres es diferente a distintas edades: 

  • Las tasas de incidencia son más altas en las mujeres que en los hombres antes de los 50 años, pero a los 65 años, las tasas en los hombres duplican las de las mujeres, y a los 80 años se triplican[2].
  • El melanoma es el tercer cáncer más frecuente entre los hombres y mujeres de 20 a 39 años[2].
  • En Estados Unidos, el melanoma sigue siendo el quinto cáncer más frecuente en hombres de todos los grupos de edad. El melanoma es el quinto cáncer más frecuente en las mujeres de todos los grupos de edad[1].

Los niños y los adultos jóvenes desarrollan melanoma, pero afortunadamente no al mismo ritmo que los adultos:

  • En Estados Unidos, cada año se diagnostican menos de 400 casos de melanoma en pacientes menores de 20 años, lo que supone menos del 1% de todos los nuevos casos de melanoma.
  • La incidencia del melanoma pediátrico aumentó una media del 1,7% anual entre 1975 y 1994,[4] pero luego disminuyó un 0,6% anual entre 1995 y 2014[5].
  • El número de niños que mueren por melanoma ha descendido de forma significativa en los últimos 37 años[6]. Se cree que esta mejora es el resultado de una mejor educación y cribado.
  • El melanoma es el segundo cáncer más frecuente en las personas de 15 a 29 años[7].

Bronceado interior y exterior

La relación entre el melanoma y el sol -especialmente las quemaduras solares- estámuy clara:

  • La gran mayoría de los melanomas están causados por la exposición a los rayos UV del sol[8].
  • El riesgo de padecer un melanoma se duplica si se han producido más de cinco quemaduras solares[9].
  • Una sola quemadura solar con ampollas en la infancia o la adolescencia duplica con creces las posibilidades de desarrollar un melanoma más adelante[10].

La relación entre el melanoma y el bronceado en interiores también es devastadoramente clara:

  • La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, una división de la Organización Mundial de la Salud, ha declarado que la radiación ultravioleta (UV) procedente de fuentes artificiales, como las camas de bronceado y las lámparas solares, es "cancerígena para los seres humanos". Estos dispositivos fueron elevados a la categoría de mayor riesgo de cáncer, que incluye otros carcinógenos como el radón, el tabaco y el amianto[11].
  • El uso de camas solares y otros dispositivos de interior antes de los 35 años aumenta el riesgo de melanoma en un 59%, y el riesgo aumenta con cada uso. [12,13]
  • Hay más personas que desarrollan cáncer de piel debido al bronceado en interiores que las que desarrollan cáncer de pulmón debido al tabaquismo[14].
  • Las mujeres menores de 30 años tienen seis veces más probabilidades de desarrollar un melanoma si se broncean en interiores. A todas las edades, cuanto más se broncean las mujeres en interiores, mayor es el riesgo de desarrollar un melanoma[15].
  • Aproximadamente 7,8 millones de mujeres adultas y 1,9 millones de hombres adultos en Estados Unidos se broncean en interiores[16].
  • El 35% de los adultos estadounidenses, el 59% de los estudiantes universitarios y el 17% de los adolescentes han declarado haber utilizado un dispositivo de bronceado a lo largo de su vida[17].
  • Casi el 70% de los clientes de los centros de bronceado son chicas y mujeres blancas, principalmente de entre 15 y 29 años[18,19].
  • Las investigaciones indican que más de la mitad de los que se broncean en interiores (52,5%) empiezan a hacerlo antes de los 21 años. Más del 44% de los que empezaron a broncearse antes de los 16 años declararon que lo hicieron con un familiar. Más del 49% de los que empezaron a broncearse con un familiar lo hicieron con su madre[20].

Tasas de supervivencia y mortalidad

En la última década se ha producido un aumento significativo de la supervivencia global a cinco años en pacientes con melanoma. Esto puede deberse a un diagnóstico más precoz, cuando los tumores están todavía a menor profundidad, así como a la mejora del tratamiento y de las técnicas quirúrgicas.

  • Se espera que 4.600 hombres y 2.580 mujeres mueran en EE.UU. de melanoma durante el año 2020[1].
  • Tasas de supervivencia, basadas en datos de 2010-2016:
    • Para todas las etapas = 93%.
    • Local = 99%
    • Regional = 66%
    • Distante = 27%[1]
  • Tasas de supervivencia de estadounidenses blancos y negros, basadas en datos de 2010 a 2016:
    • Blanco = 92%
    • Negro = 67%
    • Todas las razas = 93%[1]
  • De 2014 a 2018, la tasa de mortalidad por melanoma se redujo aproximadamente un 7% al año en los adultos menores de 50 años, y alrededor de un 5,% al año en los mayores[1].
Referencias
  1. Sociedad Americana del Cáncer. "Datos y cifras del cáncer 2022". Atlanta: Sociedad Americana del Cáncer; 2022.
  2. Sociedad Americana del Cáncer. "Datos y cifras del cáncer 2021". Atlanta: Sociedad Americana del Cáncer; 2021.
  3. Sociedad Americana del Cáncer. "Datos y cifras sobre el cáncer en 2020". Atlanta: Sociedad Americana del Cáncer; 2020.
  4. Sociedad Americana del Cáncer. "Datos y cifras del cáncer 2019". Atlanta: Sociedad Americana del Cáncer; 2019.
  5. Cáncer infantil por el ICCC. En: Howlader N, Noone AM, Krapcho M, et al., eds: SEER Cancer Statistics Review (CSR) 1975-2014. Bethesda, Md: Instituto Nacional del Cáncer, Sección 29.
  6. Wong JR, Harris JK, Rodríguez-Galindo C, et al: Incidencia del melanoma infantil y adolescente en los Estados Unidos: 1973-2009. Pediatrics 131 (5): 846-54, 2013.
  7. Lewis KG. Trends in pediatric melanoma mortality in the United States, 1968 through 2004. Dermatol Surg. 2008;34(2):152-159.
  8. Programa de vigilancia, epidemiología y resultados finales (SEER) 18 registros. Los datos se ejecutan el 25 de julio de 2018.
  9. Parkin DM, Mesher D, Sasieni P. Cánceres atribuibles a la exposición a la radiación solar (ultravioleta) en el Reino Unido en 2010. Br J Cancer 2011; 105:S66-S69.
  10. Pfahlberg A, Kölmel KF, Gefeller O. Timing of excessive ultraviolet radiation and melanoma: epidemiology does not support the existence of a critical period of high susceptibility to solar ultraviolet radiation-induced melanoma. Br J Dermatol 2001; 144:3:471-475.
  11. Lew RA, Sober AJ, Cook N, et al. Hábitos de exposición al sol en pacientes con melanoma cutáneo: un estudio de casos. J Dermatol Surg Onc 1983; 12:981-6.
  12. Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), 2019.
  13. Boniol B, Autier P, Boyle P, Gandini S. "Cutaneous melanoma attributable to sunbed use: systematic review and meta-analysis". British Medical Journal, 2012; 345:e4757. Corrección publicada en diciembre de 2012; 345:e8503.
  14. El Grupo de Trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer sobre la luz ultravioleta (UV) artificial y el cáncer de piel "La asociación del uso de camas solares con el melanoma maligno cutáneo y otros cánceres de piel: Una revisión sistemática". Revista Internacional del Cáncer. 2007 Marzo 1;120:111-1122.
  15. Wehner M, Chren M-M, Nameth D, et al. Prevalencia internacional del bronceado en interiores: una revisión sistemática y meta-análisis. JAMA Dermatol 2014; 150(4):390-400. Doi: 10.1001/jamadermatol.2013.6896.       
  16. Lazovich D, et al. Association Between Indoor Tanning and Melanoma in Younger Men and Women. JAMA Dermtol. 2016; 152(3):268-275. doi:10.1001/jamadermatol.2015.2938.
  17. Guy GP, Berkowitz Z, Holman D y Hartman A. Cambios recientes en la prevalencia y los factores asociados con la frecuencia de bronceado en interiores entre los adultos de Estados Unidos. JAMA Dermatol 2015; Publicado en línea el 1 de julio de 2015.
  18. Wehner MR, Chren M, Nameth D, et al. International Prevalence of Indoor Tanning: A Systematic Review and Meta-analysis.JAMA Dermatol. 2014;150 (4): 390-400. doi:10.1001/jamadermatol.2013.6896.
  19. Choi, K., Lazovich, D., Southwell, B., Forster, J., Rolnick, S. J., y Jackson, J. Prevalencia y características del uso del bronceado en interiores entre hombres y mujeres en los Estados Unidos. Archives of Dermatology, Vol. 146 2010, No. 12, pp. 1356-61.
  20. NAACCR Fast Stats: Una herramienta interactiva para acceder rápidamente a las principales estadísticas de cáncer de la NAACCR. Asociación Norteamericana de Registros Centrales de Cáncer. http://www.naaccr.org/. (Consultado el 3-10-2016).
  21. Watson M, Shoemaker M, Baker K. Indoor Tanning Initiation Among Tanners in the United States. JAMA Dermatol. Publicado en línea el 22 de marzo de 2017. doi:10.1001/jamadermatol.2016.5898.